Desprendiéndose de la semitransparente blusa que llevaba por atuendo, y con un porro de marihuana en los dedos como única compañía, Alicia comenzó a mover su cuerpo al compás de aquella música que embargaba por completo sus sentidos.